La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

EFEMERIDES VICENTINAS

20 de octubre

1622. En Roma, el papa Gregorio XV firma la bula "Universi orbis" que....

Carta del Visitador CM de México acerca del terremoto sufrido por su país

Publicado 26/09/2017

El P. José de Jesús Plascencia Casillas, Visitador de la Provincia CM de México escribe sobre la siruación producida en su pías, con motivo del terremoto que afectó, el pasado 19 de septiembre a su país:

CONGREGACIÓN DE LA MISIÓN, PROVINCIA DE MEXICO

“VE A TRABAJAR A MI VIÑA”

Saludo con afecto a la Curia General y a todos ustedes mis hermanos de la Familia Vicentina de México y el mundo.

Hacemos nuestras las palabras de Jesús, nuestro maestro “- Ve a trabajar a mi viña”, que nos hace un llamado especial como familia vicentina al servicio de la Iglesia de México, que hoy sufre por las inclemencias de las fuerzas de la naturaleza; que nos han mostrado su fuerza destructiva, en varias países, de modo especial en el Caribe, Estados Unidos de Norte América y hoy en “México, lindo y querido”.

Haciendo referencia particular a México. Hemos sufrido en un lapso de un mes, la llegada de dos huracanes Lidia en el pacífico que golpeó la península de Baja California y Katia, que afectó los estados de Chiapas, Oaxaca, Tabasco, Veracruz y Puebla, causando inundaciones considerables.

El pasado 7 de septiembre sufrimos el sismo de 8.2 grados con afectaciones particularmente en los estados de Chiapas, Oaxaca, Tabasco, Veracruz, Tlaxcala, Guerrero, Estado de México y Ciudad de México, que también afecto a Guatemala, el Salvador, Honduras, Nicaragua, Panamá, costa Rica y Ecuador.

Los daños en México de este primer sismo, al que me refiero, fueron más severos en los estados de Chiapas, Oaxaca y Tabasco; con 91 personas fallecidas, miles de casas afectadas o colapsadas y más de cien templos con fracturas; este sismo trajo después más de 2 mil réplicas, la más considerable de 6.1 grados. Y cuando, ya nos estábamos preparando con las acciones de apoyo a estas comunidades por parte de la Familia Vicentina, nos llegó el siguiente.

El día 19 de septiembre de 2017, fecha en que como pueblo mexicano hacíamos memoria del 32 aniversario del terremoto de 1985, que causó gran cantidad de muertes e innumerables daños. Al mediodía, mientras el personal de oficinas, escuelas, instituciones… realizaban o concluían los simulacros de protección civil para estos casos, llegó el sismo de 7.1 grados, con epicentro en el vecino estado de Puebla.

Tras el sismo, me he comunicado a cada una de las comunidades de los Padres de la Misión, con la Visitadora de las Hijas de la Caridad, Sor Alicia Margarita, con algunos miembros de la familia vicentina. Nos encontramos con grandes sustos y crisis nerviosa que se suele generar en estos sucesos. En un primer informe les comparto que: Los misioneros en las comunidades donde se sintió el sismo; Ciudad de México, Estado de México, Puebla, Morelos, Veracruz, gracias a Dios, se encuentran a salvo; las Hijas de la Caridad, como me ha compartido Sor Alicia, se encuentran todas trabajando y con bien; a este momento, en lo que estoy enterado respecto a los miembros de la familia vicentina no tenemos decesos que lamentar. Gracias a Dios.

Hemos suspendido la convivencia de la Familia vicentina del Valle de México, que estaba programada para el 23 de septiembre; para dedicarnos a colaborar en lo que nos sea posible; algunas de las acciones ya emprendidas: por parte de Voluntarias Vicentinas se está apoyando con centros acopio, JMV, en la recolección de material de curación; Las Hijas de la Caridad, con asistencia de enfermería y colaboración con algunas instituciones, congregación de la Misión, se está trabajando en retiro de escombros por parte del seminario de Tlalpan y formadores, elaboración de alimentos para cuerpos de rescate “comedor vicentino”; Sociedad e San Vicente, está apoyando a damnificados y el resto de las ramas de la Familia vicentina, presentes en México, también están colaborando en lo que pueden, solo que muchos de ellos lo hacen en el silencio. Desde las parroquias se está organizando acopio de alimentos, medicinas y materiales de trabajo.

Los gestos de solidaridad por parte de las personas, nuevamente se han hecho presentes en nuestro pueblo que sufre y al mismo tiempo, se levanta de entre los escombros para manifestar la grandeza de su corazón, con acciones concretas realizan lo que está en sus manos para contribuir en el rescate de personas, distribuir alimentos a los rescatistas y cuerpos médicos, algunos enfermos estaban siendo atendidos en la calle, al día de ayer.

En lo concerniente a lo que nosotros atendemos, solo me reportan; caída de bardas, algunos templos con daños o fracturas. Al momento se reportan 225 personas fallecidas, 2,224 escuelas dañadas, 49 desplomes de edificios, innumerables viviendas con afectaciones o colapsadas, templos sumamente fracturados o muy dañados.

Agradecemos al Buen Dios, por la ausencia de pérdidas humanas en la familia vicentina por este sismo. Vaya nuestro agradecimiento desde México al Superior General, a la Curia General, a los provinciales de América y a todos aquellos miembros de la familia vicentina que ha mostrado su preocupación por nuestro pueblo y por nosotros.

Su hermano y servidor en Cristo y San Vicente:

P. José de Jesús Plascencia Casillas C. M.

Visitador