Una Pascua diferente

Por estos días, hemos tenido una Semana Santa y una Pascua diferentes. Nosotros y todo el mundo.

En un año normal, éstos hubiesen sido días de mucho trabajo, de muchos preparativos y nerviosismo, de muchas carreras y de mucho entusiasmo. Per la Pandemia del Coronavirus y las medidas que las autoridades han debido tomar, así como también nuestra propia conciencia del peligro que todos corremos, nos ha obligado a hacer las cosas en forma diferente.

Algunos de nuestros cohermanos están en zonas donde se ha decretado cuarentena obligatoria y absoluta, como es el caso de la Casa de Santiago y también la de Punta Arenas; otros como en Macul, Copiapó, La Serena, Valparaíso, Collipulli y Los Lagos, enfrentando cuarentenas parciales y voluntarias. La mayoría de las diócesis ha decretado el cierre de los templos y de las actividades pastorales.

Como muchos sacerdotes en el mundo, hemos optado por celebrar la misa y todos los ritos de Semana Santa y transmitirlos por streaming o en algunos casos, por la radio. alguien ha objetado diciendo que no es necesario que todos lo hagamos, pero a los fieles les motiva y consuela ver a los sacerdotes de su parroquia o comunidad y estar en contacto, aunque sea virtual, con ellos.

La Comunidad de Macul salió el Viernes Santo, a la hora en que cada año se realiza el Vía Crucis, a recorrer las calles del territorio de la Parroquia Santa María Reina del Mundo, ellos encomendada. Se acercaron a una distancia prudente, a la gente y repartieron medallas.La gente valoró mucho este gesto de cercanía en medio de días tan difíciles. También transmitieron las celebraciones desde la capilla del ex-Regazo y desde el Seminario, transmitieron reflexiones para ayudar a vivir mejor estos días.

El P. Alejandro Fabres, en Tierra del Fuego, llegó a sus feligreses a través de las ondas de Radio Porvenir, con algunos de los ritos de Semana Santa y con reflexiones propias de Semana Santa. Otro tanto hizo la Comunidad de Collipulli por Radio Mirallay.

Y este Lunes de Pascua no habrá paseo, pero de seguro habrá el compartir alegre y sencillo en Comunidad, ejerciendo, como nunca, eso de «vivir como hermanos que se quieren bien» y un poco de aquello de ser «cartuchos en casa», sin dejar de ser misioneros, no ya quizá en la campiña, sino ahora en la red…

Carlos de la Rivera Rojas, C.M.

También te podría gustar...