Encuentro de Visitadores de la C.M. en Manila

En Filipinas, tendrá lugar, entre el 22 de junio al 8 de julio próximos, el Encuentro de los Visitadores y Vice-Visitadores de todas las Provincias y Vice-Provincias de la Congregación de la Misión. Este Encuentro se realiza cada seis años, a la mitad del tiempo entre una y otra Asamblea General Ordinaria.  El último de estos Encuentros, se había realizado el año 2013, en la ciudad de Nueva York.

En esta oportunidad, la Provincia de Filipinas recibirá a los 43 Visitadores y Vice-Visitadores, más los miembros del Consejo General y varios otros misioneros que se ocuparán del apoyo logístico, tales como las traducciones, las comunicaciones y otras tareas.

El evento ha sido preparado por una Comisión, que ha estado integrada los los Visitadores de Irlanda, Estados Unidos Este, San Justino de Jacobis-Eritrea, Curitiba-Brasil y Filipinas. Ellos han trabajado durante los últimos meses, para logar que se cumplan los objetivos propuestos: Evaluación del recorrido de la Congregación, en los últimos tres años; Proyección del futuro de la Congregación, a largo plazo y también una primera preparación para la próxima Asamblea General, que tendrá lugar el año 2022. Se analizará, además, muchos aspectos de la realidad actual, tanto eclesial, como mundial, las que nos interpelan como Congregación.

El Encuentro se inspira en la vivencia de hace dos años, con motivo de la celebración de los 400 años del nacimiento del Carisma y quiere lanzarnos, con esperanza, a enfrentar el inicio de los próximos 500 años, como un momento de renovación de la Congregación.

Este importante evento congregacional se inicia con un tiempo de oración y retiro, dirigido por Monseñor Rolando Santos, C.M., Obispo de Alatahu, en Papúa Nueva Guinea. Luego de ese primer momento espiritual, tendrán lugar sesiones de estudio, reflexión y toma de decisiones, a fin de afrontar los desafíos, que como Congregación, tenemos en el mundo de hoy.

Encomendamos este acontecimiento vicentino y eclesial a la oración de cada cohermano y de cada miembro de la Familia Vicentina, en el mundo entero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *